miércoles, 5 de abril de 2017

Cine: La bella y la bestia

La bella y la bestia


Una joven soñadora y romántica llamada Bella (Emma Watson) vive en una pequeña aldea junto a su padre, un inventor de artilugios, al que algunos consideran un anciano demente. Un día, su padre viaja a una feria para exponer sus inventos, pero se pierde en el camino y acaba en un viejo y misterioso castillo. Buscando cobijo y un lugar donde pasar la noche, el padre de Bella descubre que el señor de ese castillo es una horrible Bestia (Dan Stevens). Cuando se percata de su presencia, la Bestia le deja encerrado entre rejas.
Bella, preocupada por su anciano padre, no duda ni un instante en salir en su busca. Cuando encuentra el castillo, Bella decide hacer un intercambio, y quedarse encerrada a cambio de la libertad del anciano. Durante su estancia, la protagonista conocerá a una serie de peculiares personajes que harán que se sienta mucho más cómoda. Además, poco a poco, irá conociendo la Bestia, y se dará cuenta de que, en su interior, hay un gran corazón. La joven se enamora de él, deshaciendo así el antiguo hechizo de la rosa...

Mi opinión:

¡¡Peliculón!! 
Así, sin más, esta podría ser toda mi reseña y englobaría todos y cada uno de los aspectos de esta maravillosa película.
No es la primera vez que me declaro absoluta fan de disney y de los remakes que están haciendo, pero hoy no voy a perder la oportunidad de volver a hacerlo: son absolutamente increíbles. 
Supongo que todos conocéis el clásico de animación que se hizo en el año 91 ¿verdad? Bien, pues esta nueva versión (si se puede llamar así) es absolutamente un clon de esa primera cinta (obviando algunas escenas que han añadido y otras que han retocado), por lo que han respetado la magia y la ternura que tenía esa primera historia. 
Si bien es cierto que <<la bella y la bestia>> no era mi película favorita de niña, con el paso de los años y tras verla un millón y medio de veces, reconozco que poco a poco ha ido haciéndose un hueco en mi corazón. ¡Y es que es una historia absolutamente maravillosa! 



Supongo que es una tontería hablar del argumento, así que en vez de recrearme en detalles tan obvios, voy a pasar a comentar directamente la película. 
Lo primero que me vino a la cabeza según empezó la película fue que la fotografía del film era absolutamente envidiable. El pueblo donde nace bella, la recreación tan magnífica de la primera canción (porque las canciones en esta película han tomado un papel fundamental), los escenarios tan característicos de las primeras escenas, ese maravilloso momento en el que Bella se da cuenta de que el mundo en el que vive no es el que ella había imaginado... todo, absolutamente todo, me causó una profunda sensación de satisfacción (y de nostalgia también, sí).
Lo segundo que me marcó fue Gaston... y más que Gaston, Le Fou. En el film original este personaje secundario aparece como el típico tonto de pueblo que solo sirve para ensalzar las virtudes (y defectos) de Gaston. Sin embargo en esta nueva película descubrimos que LeFou es muchísimo más que eso. En él han ensalzado virtudes como la paciencia, la lealtad, la dualidad de la moralidad, el amor (tanto a nivel romántico como hacia sí mismo) y la amistad. 
Y ya que estamos hablando de este personaje tan sumamente carismático (es uno de mis personajes favoritos, por cierto), voy a hacer mención a esa tan <<censurable>> que ha impedido que esta película llegue a los cines de algunas partes del mundo. 
Como ya se dijo en una entrevista al director del film, LeFou es un personaje abiertamente gay. Su pasión por Gaston es algo que se ve desde el principio y que, afortunadamente, no está maquillado. En referencia a la escena claramente <<gay>> de la película... lo siento, pero es tal tontería que ni siquiera merece más de dos lineas: simplemente son dos hombres bailando. 
Y sí, la verdad es que me he sentido terriblemente ofendida, porque después de tanto bombo y platillo esperaba algo más contundente, más valiente, más digno de alabanza. Y sí, sé que por fin Disney ha dado el paso de integrar a los homosexuales en sus películas, peeeeero, no creo que algo como esto sea tan grande (ni grave).

Pero bueno, pasemos a otros aspectos. Evidentemente puedo dejar de hablar de la música, porque como ya he dicho antes se han respetado las canciones originales de la primera película. Eso ha convertido mi visionado en un auténtico regreso a la niñez, lo que es absolutamente genial. (Tendríais que haberme visto cantando durante toda la película *_*). Quizá la pequeña ópera que canta Bestia me gustó algo menos, pero no por ello dejé de disfrutar.
En cuanto a las escenas añadidas... francamente, no me disgustaron en absoluto. Lo cierto es que me gustaron bastante, porque con ellas le han dado una profundidad diferente a la historia. (Al fin sabremos lo que le ocurrió a la madre de Bella).

¿Y qué hay sobre los efectos de animación? 
Vamos a ver... estamos hablando de Disney. Si ya lograron un trabajo impresionante con <<el libro de la selva>>, ¿qué esperabais de una de las películas favoritas de todos los tiempos? La Bestia se lleva la palma, evidentemente, junto a la escena del festín. 

En definitiva, esta nueva versión del clásico de Madame de Villeneuve, huele a un éxito rotundo... que seguirá abriendo puertas a nuevos remakes de los clásico.
Muy, muy recomendable. 

Os dejo un vídeo genial para aquellos que queráis conocer la verdadera historia de esta película. 


miércoles, 29 de marzo de 2017

Reseña: Los Wadlow (Marisa Maverick)

Los Wadlow: ¿Azar, destino... o premeditación? 



«Chicago, la ciudad de los vientos. Viernes…»
Celebrar el buen fin de su último caso en los tribunales fue la razón que llevó a Kathy a entrar en ese afamado local. Aceptar, y solo por esa vez, la insistente invitación de su compañera de trabajo para tomar una copa, el motivo de Adam.
El amor surgirá entre ellos de forma arrolladora, con una pasión que marcará sus propios tiempos. Y esa será la fuerza que los ayude a enfrentarse tanto a personas que quedaron en el olvido como a miedos y traumas del pasado.
Sin embargo, un estricto sentido del deber, unido al imperioso deseo de hacer justicia, llevará a un miembro de la familia Wadlow a remover acontecimientos del ayer. Pero toda acción conlleva una reacción, que afectará de forma implacable a sus seres más queridos y empujará a la joven pareja hacia un letal peligro que decidirá su futuro.
¿Quizás el azar, caprichoso, les jugó una mala pasada?
¿Tal vez estaban marcados por el destino?
¿O el que sus caminos se cruzaran solo fue premeditación?…
Como cita Norbert Wadlow: Omnia vincit amor, et nos cedamus amori.

Mi opinión:

¡Y por fin llega la esperada reseña de esta novela!

Lo cierto es que tenía muchas ganas de hacerla, porque de alguna manera he vivido la creación de esta novela y me hacía muchísima ilusión poder hablar de ella. Esto no quiere decir, claro está, que no vaya a ser sincera con mi opinión, aunque los que me conocéis sabéis que mis reseñas son siempre respetuosas... y sinceras.

Bien, pues empecemos por el principio. ¿Quiénes son los Wadlow? Los Wadlow son una familia feliz que viven en Chicago y que gracias a un enorme esfuerzo familiar, gozan de una muy buena reputación en toda la ciudad. 
¿Y por qué la novela lleva este título tan críptico?

Nuestra historia comenzará en un bar atestado de gente, donde una joven abogada celebrará en soledad la victoria de un caso extremadamente complicado. Sin embargo... lo que parece una noche más se transforma, de golpe, en el principio de una aventura. Y es que, entre las sombras propias de la discoteca, aparecerá un joven doctor que, de inmediato, se fijará en Kathy. 
¿Y quién se puede resistir a Adam Wadlow? 
Desde el primer momento ambos se dan cuenta de que han nacido para ser inseparables, así que, sin casi conocerse, deciden dar una oportunidad a esa sensación que les sacude desde que se ven. 

Evidentemente, la trama central de la novela ronda en torno a ambos personajes y su historia de amor, pero aunque al principio parezca que solo están ellos, pronto descubriremos que las páginas de la novela se abren y dan lugar no solo a varios personajes más, sino a varias tramas que afectan no solo a Kathy y a Adam, sino a toda la familia Wadlow: una traición, un secreto guardado durante años... y una sorpresa que sacudirá los cimientos de una familia que basa su relación en el amor, la confianza y el respeto.

¿Qué tendrá que ver Kathy en todas estas incógnitas...? Tendréis que leer para descubrirlo.

La narrativa de Marisa es ágil y tiene un ritmo precioso, que no permite que decaiga la acción en ningún momento. De hecho, incluso en las escenas más "tiernas" se nota ese ritmo significativo y veloz que hace que los párrafos caigan y que sus, cuatrocientas ochenta y ocho páginas parezcan muchísimas menos. 
Mención especial a la ternura de algunas escenas, que están escritas de una manera muy bonita y sentida. Las escenas eróticas también son dignas de mencionar; hay muchas en las que el sexo pasa desapercibido (aunque me hubiera gustado leerlas, que conste) y otras en las que el erotismo está muy marcado. (De hecho, y aunque suene raro, me gustó mucho la escena de Johan con Priscilla).

En cuanto a los personajes... tenemos un gran elenco de ellos. Desde los principales (Adam y Kathy), a otros que, a pesar de ser secundarios, tienen un papel muy importante a lo largo de la novela. Me refiero, por supuesto, al resto de los Wadlow... aunque yo, en mi opinión personal, me decanto por Anthony (y por Norbert en algunas escenas del final). 
Lo cierto es que he cogido cariño a muchos de ellos, por lo que me resulta un poco complicado darle más protagonismo a unos que a otros. Sí puedo elegir entre las antagonistas, claro está: Priscilla se lleva la palma. (La he cogido un asco curioso, la verdad... aunque me encantó la escena final con ella, la terminé con una sonrisa en la cara).

En definitiva, "Los Wadlow" es una novela típicamente romántica, sí, pero tiene la frescura de nuestro tiempo y la magia de las historias de antes. Además, el toque añadido de suspense y de drama (ya descubriréis por qué) y ese puntito mágico que corona la historia (tiene que ver con Kathy...y su destino) convierte a esta novela en una pequeña joya de la que disfrutaréis. 

Escena favorita:

Siempre tiendo a buscar escenas diferentes, porque me gusta fijarme en los pequeños detalles. En esta ocasión me decanto por la escena de Norbert preparando la "entrevista" con Priscilla. Se me pusieron los dientes largos.

¿Dónde podemos comprarla?


Como siempre, en amazon. ¡Justo aquí


jueves, 23 de marzo de 2017

Reseña: El destino del incorpóreo (Marcos Nieto Pallarés)

El destino del incorpóreo


Al nacer iniciamos nuestro ineludible destino.
¿Pero es la muerte quién determinará el fin del trayecto?
Forzoso llegará el desenlace, y será entonces cuando emerjamos más allá de nuestro último aliento.
La muerte es solo el principio.

¿Estás preparado para lo inevitable?
¿Estás dispuesto a iniciar el destino del incorpóreo?

Sumérgete en un viaje revelador. Acompaña a Isaac hacia otro mundo más allá del límite de lo imaginable. No habrá vuelta atrás, solo la eternidad se extenderá ante tus ojos. ¿Lucharás por la libertad y el derecho a guiar tu propia existencia? ¿O darás la espalda al pasado en pos del placer y el bienestar?

Adéntrate en lo desconocido.

Mi opinión:

¡Hola a tod@s!

Ya estoy por aquí otra vez (se me acumula el trabajo, lo siento), y os traigo una reseña nueva, de un autor nuevo y de un género que no suelo leer... pero ya sabéis que me gusta darle oportunidades a todo lo que cae en mi mano,
Este libro en concreto me llegó al correo, de parte de su autor, así que antes de nada... ¡muchísimas gracias por el detalle!

Pero vamos a lo que vamos: la reseña.
El destino del incorpóreo es una novela corta de ciencia ficción con algunas pinceladas de romance y acción. La historia comienza de una manera muy intensa, muy gráfica y espectacular, ya que lo primero con lo que nos toparemos será con la muerte del personaje principal.
Sorprendente, ¿verdad? Pues más lo es el hecho de que, tras morir, su alma termina en una realidad paralela; una realidad que no entiende y que está perfectamente ordenada... por algo que todos los habitantes de allí llaman <<Alma Primigenia>>. Pero, ¿qué es ese alma? ¿y cómo ha conseguido borrar la memoria de todos (o casi todos) los seres humanos que están allí...?

Isaaac, nuestro protagonista, no tardará en darse cuenta de que tanta perfección no puede ser buena. Tras descubrir que no ha muerto de manera natural y de unirse a las filas de los asesinados, verá que la realidad que todos sus compañeros viven no es la misma que él: por alguna razón que desconoce el ser supremo de esa realidad ha borrado los recuerdos de todos los que tiene a su alrededor... llenándoles la memoria con recuerdos fabricados. ¿Y por qué? Todo en arias de la buena convivencia... Una que, por cierto, está a punto de cambiar.
Porque, ¿quién renunciaría a sus recuerdos a cambio de una vida mejor? Este es uno de los principales temas de debate que plantea la novela: ¿Qué nos importa más? ¿La buena vida o el ser fieles a nosotros mismos y a lo que hemos vivido?
En caso de Isaac (Trish en el nuevo mundo) tirará más de él su pasado con María, la mujer que ama, que las mieles de una nueva y aparentemente mejorada existencia. Pero esto no es sencillo. El Alma Primigenia condena a los que son como él y cuando la seguridad de la ciudad le descubre todo se precipita...
Afortunadamente para Isaac, no todo está perdido. A las afueras de la ciudad, viviendo como parias, hay más como él, más gente que no ha permitido que les arrebaten sus recuerdos. Junto a ellos tramará un golpe de estado cuyo fin es derrocar al alma tirana... pero no todo es lo que parece.

A grandes rasgos esta es la novedosa trama de esta novela. Hay más, siempre hay más. pero en este caso lo he querido dejar un poco en segundo plano. Me refiero, evidentemente, a la vida que llevaba nuestro protagonista junto a María. El autor nos cuenta, mediante flashback, todo lo referente a ella: desde el principio de su relación al momento en el que él muere. Si bien es cierto que esta historia de trasfondo me gustó bastante, no tiene la fuerza que mantiene la trama principal. De hecho algunos aspectos de la trama romántica no me terminaron de convencer, pero lo cierto es que es algo secundario que no afecta, para nada, a la historia principal.

La novela está narrada de manera sencilla, sin grandes metáforas ni giros literarios, lo que hace que las páginas caigan con facilidad. Eso sí, se agradecen mucho las descripciones, y no solo me refiero al paisaje, sino también a las nuevas tecnologías de las que se hace gala. Francamente me divertí mucho al imaginar cómo podían ser.

En cuanto a los personajes... creo, sinceramente, que es uno de sus puntos más flojos. Al ser tan breve no tiene un gran elenco y es una pena, la verdad, porque hay muchos personajes de los que se podría saber infinitamente más. Como es obvio toda la atención recae en Isaac y María que, al final, se vuelven los personajes más importantes de toda la novela. (Hasta que llega el final, con un cambio brusco e inesperado que no esperaréis y con el que aparecerá un personaje relativamente <<nuevo>>)

A decir verdad... la novela no me desagradó. Tampoco puedo decir que me encantara, pero sí que la recomendaría. El tema del que se habla en esta novela me parece francamente interesante (el mundo más allá de la muerte) y estoy segura de que a much@s de vosotr@s también lo hará.

No lo dudéis y probad :D

Escena favorita:

El final. Fue tan inesperado que tuve que leerlo dos veces :p

¿Dónde comprarlo?


Como siempre, en amazon. ¡Justo aquí


domingo, 12 de marzo de 2017

Reseña: Historias de la Verdadera (Házael González)

Historias de la Verdadera 


¿Quién fue la verdadera? ¿Fue acaso una humana peculiar, una mujer de luz, una de los Nayl, o tal vez todo eso y mucho mas?
¿Qué era lo que se escondía tras su sonrisa, y que relación tenia con Zahel, o con Arn, o con la misma tierra incontable?

Mas allá de los círculos, e incluso mas allá de la existencia, las historias de Glauca, la que una vez fue la verdadera, se trenzan a través del tiempo y del espacio ofreciendo a quienes quieran escucharlas toda la magia y la belleza de antiguas existencias y de nuevos enigmas, que están muy relacionados con todo lo que les ha sucedido (y les sucederá) a los habitantes de Nayrda. Porque a menudo, la existencia es un circulo, pero también una espiral…

Mi opinión:

¡Y llegamos al último libro publicado (de momento) de Házael González!
Una vez más nos adentramos en el mundo de la Tierra Incontable de mano de una de sus protagonistas, una que, por cierto, no había conocido hasta este libro (lo cual es curioso porque casi todos los personajes de estas novelas están conectados entre sí de alguna. No digo que esta no lo esté, todo lo contrario, pero es la primera mención que hace referencia a ella)

Esta historia habla del nacimiento de Glauca, una criatura extraordinaria... casi tanto como los Nayl (de hecho veremos la fascinación de estos últimos cuando se topan con ella), que viajará por el mundo buscando tanto su destino como su propia esencia.
Estas aventuras están divididas en pequeños relatos que un <<contador de historias>> irá relatando en su estadía en una ciudad, y con cuyas narraciones pretenderá inculcar un poco de filosofía en sus jóvenes oyentes.
Con esto, evidentemente, no tendremos una historia completa de la Verdadera, sino retazos de muchas anécdotas que nos ayudarán a conocerla mejor.

A grandes rasgos el hilo conductor de esta novela es este, pero, como siempre, hay mucho más. Para quienes conocéis la saga de Házael, sabréis que todos sus libros están conectados íntimamente. Al principio me chocó muchísimo no reconocer ni al contador de historias ni a Glauca, pero, a medida que voy leyendo fui comprobando que las historias que se narran aquí son muy decisivas en ciertos personajes de la saga, y que explican, en cierta manera su modo de actuar. (No voy a decir quiénes son por la gracia es que lo leáis y averigüéis quiénes son).

Ahora bien, ¿se parece este libro a otros de Hazáel? En cierta manera... sí, pero por otro lado podemos decir completamente que no. ¿Qué quiero decir con esto? Que cambiamos la filosofía onírica por un terreno más nítido, más real a su manera. Con esto no quiero decir que perdamos las lecciones de vida a la que estamos acostumbrados, si no que... ¡nos toparemos con más escenas de sexo <<porque sí>>!
En realidad esta es la primera vez que veo al autor desenvolverse en este ámbito con tanta frescura, acostumbrados a los leves plumazos que leemos en el resto de los libros, nos sorprenderemos mucho con este nuevo volumen porque, literalmente, está cuajado de escenas sexuales muy explícitas.
No es desagradable, por supuesto, pero sí sorprende mucho... aunque sigue la línea de <<amor libre>> que ya inició en <<El despertar>>.

Su narración, como siempre, es excelente, lleno de metáforas muy sonoras y delicadas, e impregnada de esa fantasía clásica (y no tan clásica) con el que él siempre juega. Sin embargo, y aunque el libro me ha gustado, sí he de decir que no ha sido el que más me ha llegado. A veces las transiciones entre capítulos se me hacían un tanto bruscas (especialmente en el final porque me costó entender qué había pasado entre un capítulo y otro) y me hubiera gustado que se explicaran ciertas cosas que se quedan en el aire.
Sin embargo, el hecho de que al final me sorprendiera con el final, con ese narrador de historias, me arrancó una sonrisa. (¡Por fin volvía a verle!)

En resumen, esta nueva entrega de la Tierra Incontable es otro libro de contexto que nos ayuda a conocer no sólo a Glauca y su historia, sino a esos Nayl de los que tanto hemos oído hablar y de los que tanto depende el mundo.
Un libro dulce y lleno de vida, que sorprenderá a los lectores y los dejará con ganas de saber más.

Escena favorita:

Es curioso porque siempre me gustó el contador de historias... incluso antes de saber quién era. Me enamoré de él desde el principio, así que me encantaron sus apariciones.

¿Dónde comprarlo?


En la página de la editorial... cuando actualicen su página.



miércoles, 1 de marzo de 2017

Reseña: Historias élficas (Házael González)

Historias élficas


Un magnífico viaje por la Tierra Incontable a través de una de sus razas más antiguas: los elfos.
Seremos testigos del momento en el que el humano Andrio (El despertar, Viaje a la profundidad) se encuentra con el elfo Rayleth y su familia para descubrir la vida de estos seres y su profunda vinculación con la naturaleza primordial del mundo.
Descubriremos la mítica Ciudad élfica que inspiró la del mismo Arn (La música del mundo), y las lecciones de una maestra elfa nos hablarán de las costumbres e historias de los elfos que habitan Nayrda, una raza tan fascinante como misteriosa.

Mi opinión:

Tras haber terminado de leer todos los libros anteriores de Házael y de perderme en el mundo de la Tierra Incontable, decidí darle una oportunidad a este nuevo libro que, lejos de continuar con la trama original de los Círculos, amplía muchísimo nuestra visión general de los libros.
Podría decirse que <<historias élficas>> es un libro de contexto donde se aúnan los ritos y las costumbres de una de las razas más antiguas de Nayrda: los elfos.
¿Y cómo es conocer el mundo a través de unos ojos tan sabios y ancianos? Pues un auténtico placer... 

Esta novela no tiene una trama sólida (al contrario que sus otros libros) sino que está dividido en varias partes en las que hace referencia a diferentes elfos y a diferentes eventos. Sin embargo sí es cierto que cada parte tiene su propio final, así que no debéis temer quedaros a medias con ninguna de las historias que el autor nos cuenta.
Para hacer referencia a la trama general me remito a hablaros de filosofía, pues aunque no lo parezca este libro está cargado de ella, y lo averiguaréis inmediatamente... en cuanto conozcáis a Andrio y su ansia por conocer lo que hay más allá de Duncan.
Esta primera historia (cuyo personaje principal ya aparece en otros libros de la saga) nos habla de un joven aldeano que, en una jornada de caza, se topa con un elfo: Rayleth de la casa de Aleth. El encuentro es del todo casual y aunque los elfos no suelen relacionarse con los humanos (cosas de la Guerra, ya sabéis) permite que Andrio le acompañe a cazar... siempre y cuando respete su manera de hacer las cosas. Este será el principio de una bella amistad y será, también, el inicio del crecimiento personal de Andrio, que no solo aprenderá cosas básicas, sino también cosas mucho más etéreas y dulces... aunque también agrias.

Esta primera historia me hizo sonreír. Fue un buen tiento a lo que me esperaba en el libro; buenas historias y una alta dosis de filosofía natural. Los personajes me parecieron muy completos y diferentes entre sí, lo que es complicado cuando metes muchos personajes parecidos en una misma escena (como pueden ser la mujer de Rayleth y sus dos hijos: Anandt y Aleyl). Además, el hecho de conocer los inicios de Andrio es un plus, porque a los lectores siempre se nos queda esa espinita clavada de no saber todo lo que rodea al mundo.

Y precisamente por eso, el segundo cuento me gustó aún más. Aquí nos topamos de nuevo con el Mago, ese personaje tan carismático que nos robó el corazón en <<el Despertar>> y que nos cautivó en <<la música del mundo>>. Aunque la historia que el autor nos trae no es posterior a los acontecimientos del último libro, sí que nos explica cómo llegó a conocer al Maestro y lo que tuvo que vivir para llegar hasta allí. 
Francamente, esta parte de la novela me pareció preciosa. Ya os he hablado alguna vez, en otras reseñas, de lo maravilloso que me parecía el concepto de Aniïl, que yo sería incapaz de explicar sin contar medio libro, así que os animo encarecidamente a descubrir qué es el amor para los elfos y cómo lo viven (en serio, es una idea extraña... pero tan original que os encantará intentarlo). 

Tras dejar al mago recorriendo el último camino hacia su destino, llegaremos a la penúltima historia... que es, por cierto, la más amplia del libro: <<un puñado de lecciones>>. Aquí no contaremos con ningún personaje conocido (a excepción de Anandt) y cambiará completamente la perspectiva que teníamos de los elfos. En esta parte de la historia conoceremos a los elfos <<urbanos>>, aquellos que viven en la Ciudad y se dedican a conservarla en todo su esplendor. La lectura se centrará en dos personajes en concreto: una maestra y su pupilo, un joven huérfano que desconoce su lugar en el mundo. Así, a través de las páginas, descubriremos todos los rincones de la Ciudad y cómo se vive en ellos, siempre, claro está, desde un enfoque filosófico. 

Personalmente esta parte me gustó especialmente, aunque sí es cierto que me cansó tanta filosofía. A veces la lectura se hace demasiado lenta, y aunque disfruto mucho de las enseñanzas de los elfos, sí que me hubiera gustado que algunas partes fueran más ligeras. (Aunque tiene escenas preciosas, que me encantaron... sobre todo la última).

 Por último llegamos a la última historia... que resulta mucho más corta que las demás y que hace referencia directa a una escena de <<la música del mundo>>, cuando los protagonistas llegan a la Ciudad de Arn. 
Esta historia es considerablemente más triste que las demás, pero no por ello deja de ser hermosa... aunque pierde mucha magia en comparación con las demás.

Como ya podéis ver, a mi me ha encantado. Pero es cierto que peco de fan-girl, pues siempre me ha gustado mucho la fantasía que Házael crea, pues aunque parezca tópica y llena de clichés, no hay nada de cierto en ello. 
El autor sabe jugar con las palabras y aunque su narrativa a veces es algo espesa y lenta, la magia fluye con cada página.

¿Y a quién no le gusta un poco de magia? 

Muy recomendable (aunque os recomiendo encarecidamente NO EMPEZAR POR ESTE LIBRO. Id poco a poco y empaparos de la Tierra Incontable) 

Escena favorita:

Cuando veintitrés encuentra a su compañera de Aniïl. Me pareció una escena muy tierna.

¿Dónde podemos comprarlo?


Siempre podéis acudir a la página de la editorial. O si lo preferís, está en la casa del libro. ¡Aquí! 

martes, 28 de febrero de 2017

Reseña: El Orden y el Caos (Louise Cooper)

El Orden y el Caos


Tarod ha ganado su libertad, pero el anillo que contiene su alma ha desaparecido junto con la muchacha que ama. Del mismo modo que un siniestro warp había arrojado a Cyllan al interior del castillo, otra de esas tormentas sobrenaturales la había arrebatado de aquel lugar y de Tarod. Aún a riesgo de caer en manos de sus enemigos, Tarod debe encontrar a Cyllan antes de que lo haga el Círculo. Sólo entonces podrá cumplir el compromiso que se ha impuesto de enfrentarse con los dioses, pues únicamente éstos son capaces de destruir la piedra y el mal que en ella reside.

Mi opinión:

Y... llegamos, lamentablemente, al final de esta apasionante trilogía. La verdad es que me apenó muchísimo que se terminara porque, francamente, disfruté de lo lindo con su lectura. Pero, ¿qué se le va a hacer? Toda historia tiene su fin, y el de esta saga en concreto, es muy, muy épico.

Pero empecemos por el principio. Tras el abrupto final del libro anterior nos topamos con un paisaje de lo más caótico: Cyllan ha sido absorbida por un Warp (y con ella la piedra-alma de Tarod) y se desconoce si está viva o muerta. Drachea ha sido asesinado. El Círculo ha regresado del limbo en el que estaban y siguen con la ferviente idea de matar a Tarod para eliminar, de una vez por todas, al Caos que pueda quedar en la tierra. Y Tarod... bueno, tras volver a usar parte de los poderes del Caos, decide ir en busca de su amada para tomar la piedra-alma y entregársela al mismísimo Aerois del Orden, para que le perdone por ser quién es.

En esta nueva y última entrega de la saga nos encontramos con un desarrollo mucho más frenético que en los volúmenes anteriores. La historia está dividida en tres narradores: Tarod, Cyllan y Keridil, que nos narrarán los sucesos bajo su propio punto de vista... aunque, en el fondo, coinciden en muchos de sus pensamientos. ¿Y por qué? Porque a raíz de la drástica decisión de invocar el Cónclave de los Tres, el mundo se vuelve completamente loco: el miedo al Caos hace que todo, inevitablemente, se convierta en eso mismo; de golpe, las acusaciones entre vecinos se descontrolan, hay quema de brujas, persecuciones, asesinatos en nombre de Aerois... y todo, siempre, debido a esa obcecación por mantener todo bajo el poder del Orden.
Como podéis ver esta parte concreta de la novela es una clara crítica social a las religiones más extremistas que buscan un <<orden>> creando, precisamente, el caos. Y ahora, aprovechando que estoy hablando del tema, me gustaría remarcar una escena en concreto del libro: el momento en el que Cyllan ve como matan a pedradas a una joven rubia a la que confunden con ella misma. La escena es absolutamente atroz y visceral, porque de verdad que se ve un grado de injusticia casi vomitivo. ¿Cuántas veces hemos visto injusticias semejantes y no hemos podido hacer nada por temor a la represión?
Sé que este tema de debate es muy amplio y que se puede llevar a muchos ámbitos, así que dejo la polémica lanzada y vuelvo a la reseña del libro. 

A pesar de toda la locura que reina en el mundo, Tarod es consciente de que puede terminar con todo esto si consigue entregar la piedra-alma al dios del Orden. Por eso, y aunque Cyllan ha hecho un pacto con Yandros, el archienemigo de Aeoris, se dirigen, sin dudar, al mayor santuario del Orden habido y por haber: la isla Blanca. 

En cuanto a la trama hasta aquí puedo leer porque si sigo escribiendo terminaré por desvelaros el final (y creedme es un final que merece mucho la pena leer). En estas últimas páginas de la novela veremos no solo el poder de la lealtad más absoluta, sino también la desidia, los celos, y la corrupción, que empañarán el carisma de algunos personajes y exaltarán los valores de otros.
Yo, por mi parte, me he reconciliado con la figura de Keridil (a la que había cogido mucho asco durante los primeros libros... lo cual era curioso, porque en la siguiente saga que publicó y que también está reseñada en el blog, el viejo Keridil me caía muy bien) y me he enamorado de las formas de Tarod... aunque estén teñidas de una innegable oscuridad. 

Como siempre (y sé que me repito, perdonadme) este clima crece de una manera absolutamente mágica gracias a la pluma de la autora, que crece con una facilidad pasmosa. Yo, como escritora, la envidio profundamente, porque es capaz de hacer grandes giros de trama que no son para nada bruscos, y que complementan perfectamente a los párrafos más típicos. Si he de señalar algo que esta saga pierde en comparación con la siguiente es, quizá, la brutalidad de sus escenas. Cuando leí los otros tres libros que escribió después de estos, me impresionó muchísimo la cantidad de violencia que había en sus páginas y también esperaba, con morbosa curiosidad, que en este hubiera una cantidad semejante.
Pero no, lo cierto es que esta saga es mucho más suave,porque le da más importancia al miedo y al pensamiento irracional que a la violencia explícita. 
Sin embargo... también ha ganado algo respecto a la otra saga, y ha sido, precisamente, el tratamiento hacia el amor romántico: la historia entre Cyllan y Tarod me ha parecido preciosa, especialmente la devoción con la que Tarod la trata en todo momento (excepto quizá en la primera vez que se acuestan) y la ternura que ella le manifiesta.

En definitiva... ha sido un placer leer de nuevo a esta autora. Sus letras son muy poderosas y las historias que crea con ellas son magníficas. Si os consideráis buenos lectores de fantasía esta saga es absolutamente obligatoria.
¡Muy recomendable! 

Escena favorita: 

Sin duda alguna... la final. É-PI-CA.

¿Dónde comprarlo?


Como últimamente estoy cotilleando mucho la casa del libro, os dejo un enlace que os puede servir.
¡Aquí

 

viernes, 17 de febrero de 2017

Reseña: El proscrito (Louise Cooper)

El proscrito



Para huir del terrible destino al que el Círculo lo había condenado, Tarod logra detener el péndulo que rige el ineludible fluir del tiempo. Y el tiempo deja de existir. Tarod, prisionero en un limbo sin ayer ni mañana, vive resignándose a su inmortalidad... cuando un warp, la terrible tempestad desencadenada por las fuerzas del caos, arrastra a dos seres humanos, un hombre y una mujer, hasta el Castillo de la península de la Estrella. Ella es Cyllan, una humilde boyera dotada de poderes parapsicológicos, y por la que Tarod sentirá un amor intenso y puro. Él, Drachea, el presuntuoso heredero del Margrave de la provincia de Shu. Encerrados los tres en el Castillo, provocarán nuevos y terribles acontecimientos hasta lograr que el tiempo reemprenda su lento e inexorable camino.

Mi opinión:

¡Pues seguimos reseñando esta magnífica saga!
Antes de nada quisiera disculparme por tardar tanto en subir las reseñas, pero ando muy liada con otras cosas y apenas tengo tiempo para ponerme a escribir sobre lo que he leído (se me empiezan a acumular las reseñas... tengo pendiente escribir sobre el tercer libro de la saga y sobre el libro que estoy terminándome ahora: <<Historias élficas>>)

Pero bueno, vayamos a lo que nos interesa. Tras el épico final del libro anterior, cuando Tarod detiene el tiempo para huir del destino y de la traición del Círculo, todo cambia. Acostumbrados como estábamos a tener muchos personajes con los que deambular por el libro, nos encontraremos, de golpe con que en el castillo solo existe Tarod. Su misión: recuperar la piedra-alma para conseguir de nuevo todo su poder y así recuperar el flujo normal del tiempo. ¿El problema? Por cuestiones del destino y de un fallo de cálculo, Tarod está ligeramente desincronizado con el lugar donde está la joya... y no puede acceder a ella de ningún modo. Lo que, evidentemente, supone un problema para todos... pues, en cierta manera, el Círculo ha dejado de existir. ¿Y qué sería del mundo sin su adorado Círculo de hechiceros?

De esta manera piensa Drachea, un joven noble de la provincia de Shu que, por azares del destino, se topará con Cyllan (uno de los personajes que más me gustó en el libro anterior). Al principio su relación no tendrá nada que ver con los sucesos que han tenido lugar en la Península de la Estrella pero cuando un warp los arrastra precisamente hasta allí comprenderán que en el mundo hay fuerzas muy superiores a ellos y que, aunque no quieran, su papel en el destino del mundo será muy importante: el de Drachea será el detractor y el de Cyllan... el del apoyo más absoluto.

Lo cierto es que la primera parte del libro es un tanto lenta, pues como he dicho antes, solo contamos con estos tres personajes situados en el castillo. Sin embargo, a medida que los acontecimientos tengan lugar, veremos que estos simples personajes pueden desencadenar una trama absolutamente trepidante y adictiva. Para cuando lleguemos a la segunda parte y al correspondiente final abierto del libro, necesitaremos seguir leyendo para saber qué ocurre justo después.
Sé que lo he dicho muchas veces pero me parece absolutamente fascinante la literatura de esta autora, que es capaz de convertir a personajes aparentemente flojos en verdaderas obras de arte. Os advierto desde ya que es imposible no enamorarse de Tarod, o no odiar a Drachea, o no sentir lástima por Cyllan y su destino.
Además toda la trama está enmarcada en una suerte de descripciones muy bien formadas (aunque para mi gusto a veces demasiado recurrentes) que nos llevarán por una orgía de colores y formas con los que será imposible no situarnos.

Una vez más, volvemos a tener un final muy abierto (en serio, os crispará los nervios y os obligará a coger el tercero) que nos abrirá la puerta para el último tomo de la trilogía: <<El orden y el caos>>

¿Qué le deparará a Cyllan en el interior del warp? ¿Conseguirá Tarod la piedra-alma? ¿Conseguirá Keridil vengarse?
¡Pronto escribiré sobre el desenlace!

Escena favorita:

A ver... hay muchas escenas que merecen la pena en este libro. Desde el momento en el que Cyllan y él están juntos por primera vez, al instante en el que Tarod invoca a la espada del Caos. Sabéis que yo suelo decantarme por las escenas más <<románticas>> peeeeeero, ver a Tarod entrando en cólera y con la espada fue superior a mis fuerzas. ¡Jodidamente épico! 

¿Dónde podemos comprarlo?


Ya os dije que los conseguí por wallapop, peeeero siempre hay más opciones. Como en la casa del libro :p ¡Aquí